8.4.12

A veces creo que todo ha sido por nada.

Uno publica esperando que sus libros se vendan, que los lectores, editores y colegas observen su potencial en desarrollo y te abran puertas para finalmente encontrarte con que es una estupida ilusión. La gente no te aplaudirá, buscara detalles para hundirte antes de siquiera empezar, tus colegas te apoyaran "por el precio adecuado" y los editores finalmente son mercaderes de letras que te apoyaran si hay mercado para lo que escribes y obviamente tus padres nunca estarán orgullosos de lo que elijas porque el arte según muchos mayores "es para morirse de hambre"

Hoy en día a cualquier estúpido se le publica un libro o ebook pero pocos tienen el real talento lamentablemente y en mi estadía como librero en un negocio de venta de libros los lectores no saben que leer, incluso muchos que creen saberlo son los que demuestran mas ignorancia que los que la admiten sin vergüenza.

La gente en su mayoría lee libros de auto ayuda que a quien realmente beneficia es al que lo escribe y no a quien los lee pero eso es papel higiénico para el cerebro ocioso y muchos que leen novelas no quieren o temen darle oportunidad a los escritores latinos peor a los ecuatorianos y aunque hay que admitir que hay muchas porquerías también hay diamantes en bruto, ¿que hubiera pasado si no le hubieran dado oportunidad a Lovecraft o a Borges de surgir?

Incluso entre los laureados escritores también pueden ser autores de verdaderas tonterías ilegibles pero muchos lectores no admitirán que sus héroes de las letras pueden cometer errores así como muchos jóvenes no admitirán que sus cantantes de moda o actores superfluos son cascarones vacíos o marionetas de publicistas o grandes estudios deseosos de vaciar sus almas y bolsillos.

No se si seguir escribiendo, ¿escribir para que? para otros seria desperdiciarme, para concursos seria soñar con tiranosaurios rosados, lo único que me queda es escribir para mi y soñar con los mundos que creo ya que el ciclo de creación y edición es parte de ser escritor, el ser leido y comprado es otro cuento del que no quiero ser autor...

No hay comentarios: