6.11.08


Foto de Will McBride Boy with a Pingeon
Una forma de inusual amistad


Mi madre ha olvidado lo que es la amistad, o tal vez, nunca supo lo que era, no lo se, hoy lo pensé cuando me reclamo por no decirle donde se encontraba una amiga mía (tal vez con la intención de emitir un juicio o acusación apresurada) y al negármele me ha insultando, golpeado, escupido y despreciado como suele hacer cuando no le quiero revelar algo de mi vida personal.

Hasta ahí todo normal.

Lo que no fue normal fue aquella mirada llena de confusión y furia mientras expulsaba aquella frase pestilente de sus labios: “Lo tuyo no es amistad es obsesión

¿Me pregunto si lo será?, ¿será obsesión conservar los secretos que se me confían?, ¿será obsesión amar a mis amigos sin importar sus defectos y despreciarlos si en lugar de amigos encuentro a un grupo de aprovechadores?

No lo se…supongo que si lo miran desde el punto de vista de mi madre quien el tiempo la ha marcado con odio en su corazón y una amarga mueca de desesperanza en su rostro entonces si estoy obsesionado pues si alguien recoge a una paloma muerta y le da el amor suficiente hay una pequeña posibilidad de que el cuerpo putrefacto del ave se envicie del calor perdido, es decir un vicio de un muerto es lo mas parecido a lo que yo siento cuando hay una amistad de verdad en el camino.

Cuando era pequeño sentía que sería olvidado, que no importaba nada pues la vida pasaría como una pequeña brisa y luego me tocaría volverme polvo para charlar con los gusanos y las moscas pero algo fue cambiando en mi; ¿sería la literatura, el cine, los amigos o todo lo anterior? Quien sabe…


2 comentarios:

Rodrigo Estrada dijo...

Cada detalle te marca de por vida, eso es seguro. Mi madre tiene un extraño resentimiento por que no quise ser médico. XD

Saludos!

Jaireth Alexandra dijo...

Opino lo mismo que tu amigo....la verdad hoy tengo esos mismos sentimientos encontrados de tu historia!