21.8.08

Felino Desnutrido

A las seis de la tarde se presentaba como una sombra fantasmal un desnutrido muchacho de tez canela y ojos grises buscando siempre ¨ algo ¨. Sobandose en las paredes de las casas, hurgando en los tachos, hablando con fantasmas.
Nadie se atrevía a hablar con él, en el barrio preferían huirle a aceptar su presencia por eso en cuanto aparecía la gente trancaba puertas y ventanas esperando que regresara a las sombras de donde este había surgido.

“ Es un demonio ײ murmuraban algunos mientras otros decían que era un loco furioso, la curiosidad mas que la prudencia me permitió acercarme a él una noche para brindarle algo de comer al escuchar mi invitación sus ojos me escrutaron en una mezcla de miedo y curiosidad casi como si fuera un felino en lugar de un ser humano lo que me llevo a preguntarle: “¿Qué es lo que quieres? ײ Sin meditar en mi pregunta me examino de pies a cabeza y aun con algo de temor en su rostro me susurro: “Quiero dejar de ser humano, ¿me ayudaras? ײ Su respuesta me confundió pero la atribuí a los desvaríos normales de alguien que ha vivido en la calle por mucho tiempo.
En casa con mi singular invitado pude ser testigo de cómo devoraba mi comida con enorme ansia, de pronto se detuvo y observando los restos de aquellos suculentos platillos –que estaba seguro no había probado en mucho tiempo- me pregunto como podría agradecer mi bondad a lo que yo le respondí sonriente que el solo verlo comer era agradecimiento pero el sacudió la cabeza y dijo: “No, no es suficiente, me has brindado algo mas que comida, yo debo brindarte algo mas que un simple gracias ײ y al decir eso saco de entre sus harapos una esfera que parecía despedir un singular brillo azulado. “ ¿Qué es eso? ײ pregunte sorprendido al ver ese extraño objeto, él me miro y esbozando una mueca parecida a una sonrisa me respondió: “Esto es mi forma de agradecerlo, es una llave o una puerta, depende de cómo la use, ya no me vera mas señor pero siento lastima de lo que vera con esto en su poder ײ
Trate de entender sus palabras pero no dijo nada mas y salio de mi casa devuelta a las calles pero antes de despedirse me advirtió algo mas: “Cuídese de su guardián señor pues si lo ve tal vez no lo recuerde ײ su despedida me confundió mas pero antes de poder preguntarle a que se refería el ya se había esfumado como si nunca hubiera estado allí.

Las noches siguientes el muchacho no volvió y la relativa paz en mi vida se esfumo con él. Sueños monstruosos me acosaban, sueños de mundos maravillosos y terribles, de épocas pasadas y aterradores futuros; trate de averiguar mas sobre aquella esfera pero ningún libro o sabio me pudo dar razón de su origen.

Quise deshacerme de ella pero siempre volvía a mi y desesperado, al borde del abismo mismo de la locura me acosté exhausto y entre el borde mismo del sueño y la realidad emergió un gigantesco tigre desnutrido de ojos grises quien me sonrió dándome la bienvenida “¿Es esto otro sueño?ײ pregunte desesperado a lo que la bestia me respondió: “ Has dejado los sueños atrás y con ellos las visiones de mundos que los humanos tienen prohibido de imaginar siquiera ײ su voz me era profunda y estremecedora pero en el fondo me recordaba a aquel muchacho y entre mi locura por un momento pensé que era él, intente en vano que me recordara pero como me advirtió antes no lo hizo y sin piedad se abalanzo hacia mi abriendo sus fauces con intenciones asesinas. Al despertar bañando en miedo y sudor todo parecía normal pero al hacer a un lado la cobija encontré que mis pies y piernas habían sido arrancadas de mi cuerpo y de ellas solo quedaba una mancha de sangre oscura en el colchón, en ese momento recién entendí que toda esta espiral de locura era real; ya no hay nada que pueda hacer ahora, solo esperar a la bestia que venga por mi y termine su trabajo.

1 comentario:

Leo Lobos dijo...

con mis saludos desde Santiago de Chile,

interesante blog un gusto de leer,
felicitaciones

Leo Lobos