27.4.08

Un momento en aquel rincón

Soñé en tenerte en mis brazos,
En aquel rincón oscuro,
Lleno de recuerdos que son solo míos,
Más allá de los gritos,
Sintiendo nuestros labios juntos,
Por primera y última vez,
Tocando nuestros cuerpos
- en incansable exploración-
Deseando que nunca acabe lo que sentimos,
Que no se detenga lo que hacemos,
Que el tiempo se suspenda,
Y nadie hable más allá de lo necesario,
Brindando nuestro calor mutuo,
Hasta dejar de respirar,
Solo un suspiro,
Y no diremos,
Una sola,
Palabra,
Mas.

1 comentario:

JuanSecaira dijo...

Qué maravilla sería poder detener el tiempo, o alargarlo en situaciones propicias. En cierta manera lo hacemos, lo modelamos cada vez que el amor sobrevuela nuestro espíritu. Y con las palabras sucede lo mismo, como en tu poema.
El blog contiene mucho material que me interesa.
Aprovecho para agradecerte por tu comentario en mi blog;
saludos.