5.9.16

El hombre gris

Cuando el hombre gris toco la puerta hace ya varios meses para ofrecer los productos que guardaba en su maleta esbozando una gran sonrisa, la pequeña Graciela no supo que decir con excepción de gritar por su mamá. Con suaves palabras el extraño hombre fue convenciendo a la mujer de adquirir sus productos, luego de unas cuantas visitas más el hombre gris ya ingresaba a su pequeño departamento para disfrutar de la compañía de la mujer y su pequeña con una taza de café y pronto el caballero gris se encontró sin que ni la madre o la pequeña niña se dieran cuenta jugando en el patio de atrás con ambas.

-  Tal vez sea porque estamos solas pero algo me dice que él es el indicado – le decía la madre a su hija al   
    despedirse del hombre al caer la tarde.

A mediados del mes, cuando el hombre de gris sugirió a la madre de Graciela llevarla a una fiesta no muy lejos de allí al principio la señora dudo, pero luego de insistir que sería una excelente forma de acercarse a la niña y formar lazos más fuertes la joven viuda acepto con una gran sonrisa.

El hombre de gris y la pequeña Graciela caminaron por varias cuadras tomados de la mano sin decirse una sola palabra, la pequeña sentía un miedo inconsciente por el señor que parecía guardar oscuros secretos a pesar de sus agradables palabras y su dulce sonrisa.

- Calma pequeña Gracie, ya estamos por llegar, en cuanto estemos en el portón espérame afuera, yo te  
   diré cuando puedas entrar para que todos podamos jugar juntos, ¿Ok?
-  Si señor – dijo Graciela con algo de temor en su voz.

Al llegar a la casa al final de un pequeño bosque el hombre de gris hizo que la niña lo esperara un momento, él le diría cuando podría ingresar. El lugar se veía descuidado y abandonado, con la pintura cayéndose y un fuerte olor a humedad en los alrededores pero eso no era lo que perturbaba a la pequeña Graciela, lo que la asustaba realmente era que no había ningún sonido, a pesar de ser aun de día y estar cerca de la ciudad no había ningún tipo de ruido en los alrededores, como si todo estuviera despojado de vida.

- Ya puedes entrar pequeña Gracie – dijo el hombre de gris desde lo más profundo de la casa – debes 
   encontrarnos, estamos escondidos.

Al escuchar al hombre de cenizo canturrear la llamada todas las preocupaciones que estaba acumulando Graciela en su interior se disiparon haciendo que sus delgadas piernas corrieran al interior de la casa.

-  ¿Dónde están? – grito la pequeña Graciela observando el interior de la casa descuidada y sucia.
-  Búscanos, tenemos una sorpresa – grito el hombre color ceniza con una voz que parecía fluir de todos los 
    rincones de la casa.

La peña Graciela empezó a correr por los pasillos buscando detrás de las puertas apolilladas, bajo los muebles descoloridos y detrás de las cortinas rasgadas, con cada segundo que pasaba parecía que el lugar se presentaba como una tumba vacía y fría, algo en los más profundo de la mente de la niña le gritaba que algo estaba terriblemente mal con el lugar donde el hombre gris la había llevado pero cuando empezaba a dudar sobre la situación la dulce voz del hombre resonaba fantasmagóricamente en cada rincón de la vieja casona a que los buscara, que estaba cada vez más cerca.

- ¿Están en el segundo piso? – grito la niña riendo sin prestar atención a las señales de peligro a su 
   alrededor.
-  Descúbrelo tu misma pequeña Gracie – respondió el hombre.

Al ingresar a la primera habitación la encontró con muebles viejos y llena de una gruesa capa de polvo y telarañas, la segunda habitación estaba vacía pero en el piso de tablas se encontraba dos enormes tanques llenos de huesos y alrededor enormes manchas rojo oscuro.

La sonrisa de Graciela se silenció.

-  ¿Qué es este lugar señor? – pregunto con algo de temor en su voz.
-   Es la casa donde jugamos todos pequeña Gracie, ven y encuéntranos – respondió el hombre gris.

Todas las señales de peligro empezaron a encenderse en la cabeza de la pequeña pero su madre confiaba en ese extraño señor y lo había enviado con él a esa casa, no había razón para desconfiar, ¿Cierto?

-   ¿Estoy cerca? – pregunto Graciela – estoy algo asustada.
-   Tranquila pequeña Gracie, estas bastante cerca.

Al ingresar al tercer y último cuarto del segundo piso se encontró con un grupo de niños observando por la única ventana de la última habitación en silencio, no entendía que sucedía, ¿era parte del juego? Se fue acercando lentamente escuchando únicamente su respiración y el crujido del piso de madera bajo sus pies hasta que toco el hombro de uno de los niños haciendo caer a todo el grupo al piso, estaban atados de pies y manos, sus ojos demostraban enorme terror como si imploraran ayuda.

-  Qué bien mi pequeña, nos has encontrado – dijo una voz a sus espaldas.

Al voltearse los ojos de Graciela se abrieron como platos al observar que la persona frente a ella ya no era gris sino un ser pálido como un cadáver con una mano en forma de cuchillos y otra en forma de martillo esgrimiendo una enorme sonrisa mientras susurraba: 

-    Contemos hasta diez pequeña Gracie y sigamos jugando.

La sangre, viseras y gritos de la niña inundaron toda la casona abandonada pero ningún ser humano la escucho, solo el hombre gris y sus víctimas que ahora descansan bajo tierra.

A la semana una carta se deslizo por debajo de la puerta de la angustiada viuda detallando cada perturbador detalle de como el hombre gris devoro la carne de Graciela y agradeció a la madre por ser tan buena anfitriona agregando varios cientos de dólares para que guardara silencio o el vendría por ella porque según lo que afirmaba la carta: aun tenia hambre.




1.9.16

EXTREMO LIBERALISMO



“No existe el racismo a la inversa” exclamó mi profesor de estudios sociales en medio de una clase sobre la esclavitud en América del siglo diecinueve a lo que muchos nos quedamos sorprendidos de escuchar eso pero decidimos que continuara su discurso con la esperanza de entender mejor su punto.

̶   …quienes más han sufrido han sido las minorías étnicas y por supuesto las mujeres por lo tanto el hombre 
  blanco no tiene derecho a nada más que a disculparse eternamente por los pecados que cometieron sus 
  abuelos y los abuelos de sus abuelos.

Yo no pude más y superando mí timidez alce ligeramente la mano y parándome de mí asiento le hable lo mejor que pude intentando a duras penas superar mi miedo a las multitudes:

̶            Profesor, entiendo en parte su punto de vista pero, ¿no cree que esas fueron acciones de personas con una actitud muy distinta a la de nosotros? Es decir, técnicamente mi piel es blanca pero como latino en una universidad norteamericana soy una minoría étnica pero sus palabras indican que yo soy parte del problema incluyendo a todas esas personas que han muerto a quienes probablemente estaría más que en desacuerdo con ellas.

La clase quedo en silencio, el profesor se puso pálido – o lo mas pálido que su piel morena podría permitirle- y golpeo con su libro el escritorio, poco a poco la mayoría de mujeres y latinos de piel morena y cabellos pintados de los colores del arcoíris empezaron a murmurar palabras crueles como “misógino” “racista” o incluso “nazi mal parido”. Empecé a sentirme juzgado por haber expresado una opinión que no creí que fuera inválida sino un punto de vista más coherente del que mi maestro nos quería imponer.

̶   ¿Cómo puedes decir eso? – dijo una mujer de piel morena – eres blanco, tienes toda la facilidad de que 
   no te juzguen por tu color de piel.
̶   Supongo que me es muy difícil comprender como a mediados del siglo 21 aun exista gente que lo haga, yo no lo hago pero veo que ustedes y probablemente mucha gente de piel blanca aquí lo haga pero que digan que no existe el racismo a la inversa, ósea que no pueda haber odio racial de parte de la gente de otra razas y solo de los blancos y encimas especialmente de los hombres blancos es una visión racista en sí, cuando vine aquí esperaba otro tipo de enseñanza y…

No pude terminar mis palabras, todos los alumnos y el profesor empezaron a golpearme con puños y libros hasta que me amarraron y me entregaron a la policía, cuando pregunte los cargos me dijeron: “Se te acusa de intento de violación, racismo y misoginia

Discursos y acusaciones de pertenecer a grupos terroristas, de supremacía blanca e incluso aria, a pesar de que no solo era latino sino de ascendencia judía pero todos hacían oídos sordos a mis explicaciones, ya me habían juzgado y solo pensaban en la mejor forma de condenarme.
Ya ha pasado un mes, me hubiera ejecutado de no ser porque no soy de este país pero es probable que pase mucho tiempo antes de ver la luz del sol, el gobierno femenino mayoritariamente blanco de Estados Unidos ha decidido dar un ejemplo conmigo, una mujer (por lo menos creo que es una mujer) musculosa de casi dos metros ingresa a mi celda, es la primera persona que veo en meses, la guardia que ha abierto la puerta anuncia:

̶    La presidenta ha decidido una sentencia apropiada para un hombre blanco, heterosexual como tú.

La mujer gigantesca permanece en silencio apretándose sus enormes puños, observándome con una incómoda sonrisa, yo no puedo quitar mi mirada de ella pero atino a preguntar qué está pasando.

̶   Luego de haber hablado con el gobierno de tu país hemos decidido dictar una sentencia diferente, ¿estás 
   listo para cumplirla? – dijo la guardia desde la puerta abierta de mi celda.
̶   ¿Una nueva sentencia? No entiendo, solo expresaba una opinión, esto no tiene lógica.

La guardia no me respondió y mirándome con desde saco un papel del bolsillo de su pantalón café y exclamo:

̶   Hombre blanco heterosexual con el privilegio de ser latino, el gobierno Feminista de los Estados Unidos  
  de Norteamérica te condena por tus palabras que incitan a dudar de nuestras sabias doctrinas a… 
  ¡Muerte por libídine!
̶   ¿Qué?
̶    Que ella te culeara hasta matarte – dijo el guardia cerrando la puerta de metal.


En estos momentos tengo las dos piernas rota, estoy sangrando de la nariz y la lengua, estoy escribiendo todo esto en el papel higiénico mientras esta bestia con senos descansa antes de que vuelva a cogerme como su muñequito de goma, nunca he estado tan feliz y tan adolorido como ahora. Espero que este relato llegue a alguien. Está despertando, está húmeda, no quiero morir, por lo menos no así, era una opinión, solo una opinión.


Fragmento Homenaje a artistas y Asociación cultural

31.8.16

Confesión del fin

A veces siento que no puedo separarme de una persona, así sea un amigo o conocido que me haya tratado mal en el pasado, siento que es mi obligación permanecer al lado de ese sujeto ingrato y aconsejarlo, bromear y compartir mi cariño.  ¿Seria por lealtad o por estar acostumbrado a su compañía?

Ya no mas.

En el transcurso de estos días he dejado atrás a varias amistades que me eran toxicas y que con cada ruego a permanecer a mi lado yo era el único que salia lastimado. Empece exponiendo al que se avergüenza de su pasado y quiere ocultar los deseos ocultos que tuvo, luego me separe de ese ser manipulador que quiere lograr sus metas sin importar a quien dañe y siempre con una sonrisa y el nombre de un Dios y un santo en sus labios, finalmente me aleje de quien dice ser mi amigo, el ser con mil defectos que no sabe como seguir y oculta con vergüenza sus actos odiándome para no mostrar que mi felicidad lo daña y que confunde ayuda con caridad. Pero aun falta una persona, alguien que me es mas difícil de alejar y quien me envenena mas que los demás, esa persona me daña, se burla de mi y desea manipularme, patearme a pesar de que ya estoy en el piso pero... extrañamente dice que me ama... Debo alejarme de ese ultimo pues es el mas peligroso pero es el mas difícil de repeler.

No se que logro al lanzar estas palabras al mundo, es muy posible que nunca sean leídas pero por lo menos están expuestas en la internet, para que viajen por el cyber espacio hacia las estrellas y susurren a los dioses eléctricos que aun estoy vivo, que aun lucho por saber que hay mas allá del horizonte y no deseo renunciar a esta maravillosa aventura que hay ante mi... Aun no.

25.8.16

Nostalgia por los fenomenos

El anciano se observo en el espejo del baño, los tatuajes en sus brazos cubiertos de arrugas mas marcadas que el día anterior y sus ojeras parecían mas oscuras y profundas.

- Estoy harto - se susurro a si mismo colocándose su dentadura postiza 

Sin pensarlo demasiado desempaco ropa que hacia tiempo que no vestía, estaba manchado y apolillado en ciertos sectores. Lanzo un suspiro, observo la persona recostada en la cama y con sumo silencio se vistió con aquel estrambotico traje rojo y blanco mientras salia de su departamento con un portazo.

Con una silenciosa maniobra ingreso al garaje por la puerta de la cocina para desempolvar los frascos que contenían fetos de hule, los empaco junto con el esqueleto del enano que había almacenado en un viejo baúl y luego de llamar a la mujer barbuda desde su teléfono celular tomo su viejo sombrero de copa y el bastón de empuñadura de oro, lanzo un suspiro, sonrió y luego de abrir la puerta principal del garaje se subió a su destartalado automóvil con todo su equipaje y antes de que su esposa pudiera despertarse para preguntarle que estaba haciendo abrió la llave del gas y lanzando su encendedor creo una gigantesca explosión que se empequeñecía conforme su viejo vehículo se alejaba de la escena del crimen.

- Solo falta contactar con la tragaespadas y el hombre perro para retomar la aventura - se dijo a si mismo 
  sin prestarle atención a las sirenas policiales que se acercaban a la casa en llamas.

A varios kilómetros de distancia una regordeta mujer con hirsutismo dejaba su departamento con una maleta de cuero luego de haber arrancado todos los cables eléctricos y la conexión de gas hasta detenerse en una parada de autobús mientras se susurraba:

- A fin de cuentas, extrañaba la vida en la carretera, me alegra no ser la única.

¿Existen los amigos?

Hace mucho tiempo que me hago esa pregunta y no me refiero a compañeros de trabajo o de estudios ni tampoco a conocidos con la que te cruzas un par de palabras al mes, me refiero a verdaderos amigos, como en las películas. 
Cuando era joven pensaba que aquella versión idealizada de la amistad era real pero poco a poco me fui dando cuenta que es un mito y muy pocas personas logran rozar aquel mito llamado "verdadera amistad"
Hasta hace poco aun tenia esperanzas de encontrar esa luz especial, ese mito conocido como "amigos reales" pero en poco tiempo pude darme cuenta que aquel mito no es mas que una leyenda pues, ¿Que clase de amigo luego de pedirte y después exigirte un libro sabiendo tu estado económico te restriega en la cara un libro que compro? ¿Que clase de gran amigo luego de haber chateado años con él casi ni te habla y por ultimo te exige que no le escribas para acto seguido bloquearte sin razón aparente? Y esas son solo pequeñas muestras de amistades que pensé en algún momento serian para siempre compañeros leales en el tortuoso camino de la vida.

En poco tiempo he sido robado, estafado, insultado, han hablado mal de mi a mis espaldas y cuando he rogado por ayuda en mis momentos de desesperación esos "amigos" se han excusado o molestado conmigo por interrumpir sus propios problemas.

Debo de admitir que yo tampoco soy un ángel; pero he aprendido, con el tiempo, a reconocer mis errores, a pedir perdón y a ser paciente pero a veces parece que solo yo de mis amigos mas cercanos(o supuestos amigos cercanos) han aprendido de sus errores pues cuando señalo sus errores se ofenden y me insultan, cuando me molesto por sus robos, ellos se molestan mas y cuando quiero reconectar la amistad, me bloquean quien sabe porque razón.

No negare que aun hay buenos amigos en mi ambiente pero cada vez menos puedo llamarlos así y a cada vez mas solo puedo afirmar que son... conocidos o compañeros.

La pregunta aun late en mi subconsciente esperando encontrarme antes de morir una respuesta positiva: ¿Existen los amigos como en las películas?


22.8.16

Aprender después de caer.

La vida y la literatura es como una montaña rusa, tiene sus altas y sus bajas, por suerte no subí tan alto como para caer y morir en el descenso pero si para marcarme unos buenos moretones espirituales(si es que realmente existe el espíritu) y levantarme con animo de seguir fastidiando al mundo así me escuchen un selecto grupo de personas, y es que probablemente eso sea lo mejor pues generalmente cuando uno declama frente a millones de seguidores siempre terminara con la agrupación de seguidores ciegos que se niegan a observar mas allá, que dejan de criticar constructivamente para alabar y que no pueden vivir sin el reconocimiento de una deidad hecha carne ya sea ese "Dios" uno religioso, un youtuber, un escritor, actor o alguna de las tantas profesiones que hay en este universo...

Pero finalmente me vuelvo a levantar, aprendiendo de mis errores a decir "lo siento" o aprendiendo a dejar atras a quienes no valen la pena ni como amantes peor como amigos, a disfrutar del momento y a soñar con un mejor mañana mientras intento mejorar, ya no rebelando al mundo mi falta de alimentos o mi abundancia de ellos pues me he dado cuenta que las verdades cercanas incomodan a la gente y pocos ayudaran realmente pues prefieren compadecerse de tragedias lejanas para demostrar que son seres humanos, pero de tragedias lejanas. Ahora mejorare solo y cuando me pidan ayuda no seré egoísta porque eso me haría ver peor que aquellos seres sino que mediré fríamente si valen la pena ser ayudados, si su colaboración con el mundo es relevante y solo así optare por darles mi mano... o no.

Todos cambiamos, evolucionamos, crecemos, caemos, amamos, pedimos, lloramos y reímos pero pocos realmente aprenden de sus errores yo he aprendido de los míos.